sábado, 28 de julio de 2018

7ma Quedada Bloguera Literaria


¡Hola! ¿Cómo estás? Espero que excelente, hace varios días hice una encuesta Twitter para la elección de la siguiente entrada, y resulto ganadora la crónica de la Quedada bloguera, así que hoy es día de echar chismesito todo hermoso. Así que recomiendo dar un vistazo en Facebook, Twitter e instragram cada viernes para votar por la siguiente entrada.

Después de este anuncio parroquial, vamos a lo interesante.

¡La quedada Bloguera Literaria!

Este año se celebró la séptima edición  de este precioso evento, y fue mi tercera vez asistiendo.
       La verdad es que cada año me dan unos nervios enormes (no tanto como la primera vez que asistí) por las personitas con las que me re-encontrare y las nuevas que conoceré, la verdad es que yo no me considero muy habladora o que puedo hacer amigos con facilidad, pero me han dicho que no es verdad… pero pues así está la cosa y es uno de mis mayores miedos, no poder socializar como es debido.
      Aquí va el porque aumento mi nerviosismo, tengo un viaje planeado a Monterrey para el concierto de Monsta X, sabía que después de la quedada quedaría menos de un mes para verlos en vivo.

El viernes 20 de Julio, viajaría a la Ciudad de México, y mi vuelo era nada más y nada menos que a las 6 de la mañana (Cosa que yo no sabia, hasta un día antes), y de verdad que se me fue el jueves muy rápido, siendo que aún no tenía planeado nada, eso sí ya sabía que debía ir sí o sí a ver la exposición de Super Junior en el museo. Después de eso, todo era neblina, literalmente. Así que ya me tienen a mi haciendo la edición de los separadores de este año el miércoles en plena madruga porque no me acorde, hubiera querido llevarles a todos, pero únicamente alcance a imprimir para mis intercambios. Así que perdón, prometo el próximo año llevar.

Volviendo al tema es que de jueves para viernes no dormí nada de nada pues debía estar lista a las 2 de la mañana y a las 12 ni maletas tenía preparadas, pero ¡Hey! La emoción que desbordaba en mí no me dejo siquiera dormir, y antes de las 4 de la mañana ya estábamos listas mi mamá y yo para abordar, llegamos a CDMX a las 7 de mañana, pasamos a desayunar, dejar las maletas e ir a perdernos por la ciudad. No quiero entrar mucho en detalle sobre este día pero lo más genial (aparte de ver la exposición de Super Junior) fue encontrar todo una calle llena de material de papelería, me volví loca con eso, y por si no lo sabías me encanta todo lo referente a las manualidades, actualmente llevo un Scrapbook semestral, mi bullet Journal y un Kpop Journal (que recientemente descubrí que existía). Si te interesa esta clase de manualidades y cosas de papelería, déjame aquí abajo, y con gusto podría hacer un par de entradas.
       Mi mamá y yo terminamos muy cansadas, y estaba segura que no me levantaría para el gran día, pues a diferencia de años anteriores nos habían citado 8 a.m., y sinceramente no sabía dónde era el lugar y para evitar perdernos (cosa que al final sucedió) nos fuimos a las 7:30, y como lo mencione antes nos perdimos gracias a que no vimos el Centro Cultural México Contemporáneo, y le preguntamos a unos policías que nos mandaron a dar la vuelta a la manzana, gracias a una amable señora dimos con el lugar pero llegué ligeramente tarde.

Cada año me sorprenden las organizados con el apapacho que nos dan, para la bienvenida, nos obsequiaron dos libros sorpresa, una hermosa libreta y nuestro gafete, además de nuestro programa.

Justamente en el momento en que llegué, habían empezado el intercambio de libros, y aproveche para entregar los míos, fue una completa locura buscar a mis intercambios, mientras los interceptaba, tuve la suerte de saludar a Lorelupin del Caldero literiario y a Gio de Gioreads quienes estaban sentadas justamente una fila delante de mí, y sin olvidar a mi querida Nadd de Femme Book Freak, quien tuve el gusto de conocer durante la quedada pasada y además asistió a la FIL de Guadalajara el año pasado, y tenía muchas ganas de verla y abrazarla.

Luego comenzaron las charlas editoriales quienes comenzaron a decirnos sus novedades 2018- 2019, la verdad no me  quiero extender mucho en esto, ya que traeré una entrada especial comentando sus novedades, pero sí que quiero agradecer por ser tan amables con nosotros y tenernos un obsequio a cada uno de los asistentes y tenernos bien consentidos, de verdad que para mí es como mi navidad.

Vino el desayuno, que a todos ya nos hacía falta, tal vez teníamos muchísima hambre pero este año duro menos… Tal vez yo fui quien lo sintió de esta manera porque no había desayunado muy bien, pero literalmente con las chicas que me junte, quienes era si no me equivoco, Mariana, Nadd, Miriam, y otra chica a la que tuve el placer de conocer (Perdón, soy buena recordando rostros, pero no nombre, si lees esto una disculpa enorme), teníamos un picnic en piso, como niñas de primaria en su receso, tan sólo falto el típico mantel de cuadritos rojos y blancos, para hacerlo oficial.

Continuaron las charlas editoriales y finalmente lo más esperado… ¡La charla con los autores! Este año fueron 6 magníficos autores  Jaime Alfonso Sandoval, Antonio Malpica, Jorge A. Estrada, Mónica Brozón, Juana Inés Dehesa y Andrés Acosta, la charla fue de lo más bella y constructiva tanto para nosotros como Blogueros y ellos como Autores. Luego dio paso a la firma de libros, no les mentiré si digo que algunos chicos llevaban un montón de libros para las firmas, este año lamentablemente no lleve nada para firmar pero en la charla de Penguin Random House, el libro que me toco fue nada más y nada menos que ¡Méxicoland! De Jaime Alfonso Sandoval, lo que me causo mucha mucha risa fue que la fila con más gente fue con Jaime, mientras que los demás autores estaban con muy poca gente. Para mi suerte empezó a oler a los famosos tacos (tradición de la quedada) y adivinen quien tenía hambre, lo peor del caso es que, faltaban muchas personas para que me tocará mi turno, y pensé más de una vez salirme de la fila, comer y volver a formarme, pero no lo hice, al llegar mi turno Jaime supo que yo no era de CDMX por mi acento, y le comente que era de Guadalajara, se sorprendió mucho al saber que había viajado únicamente por la quedada y me dijo finalmente que esperaba verme por la FIL.

Y después de un par de novedades siguió el turno de los juegos, y por tercera vez me toco en el equipo de Kenya  :)
       Para mi mala suerte no me acuerdo del nombre de la chica con la que hice pareja, lo único que sé es que es de Guadalajara también y estoy sufriendo por no recordar su nombre. Lo genial de esto es que logramos ganar en la sopa de letras. Y un dato curioso es que el equipo de Kenya se emocionó tanto que terminamos antes que los demás equipos, pero éramos los últimos en los rompecabezas y tuvimos que esperar a que fuera nuestro turno, pero tuvimos mucho tiempo de convivencia y fue lindo. Creo que el chiste del gif se cuenta solo para nuestro equipo, porque todos nos tomamos en serio eso de ganar.

Con cada quedada a la que tengo la fortuna de ir,  me doy cuenta que poco a poco los asistentes y el mismo evento va madurando, corrigiendo errores que tuvieron en el evento pasado pero como siempre sin ser perceptibles para los demás por lo que les agradezco a Grecia, Izamari , Kenya  y Viri, por hacer de este día genial, lleno de sonrisas, abrazos y porque no de fangirleo, de verdad que sin ustedes algunos de los blogueros no tendrían la oportunidad de conocer a más lectores en persona. Sigan haciendo de esta quedada algo mágico para todos.

Y esto ha sido todo por mi parte, esperando que si leyeron toda esta entrada deje toda mi emoción, cariño y aprecio, para que vivieran un poquito de lo que yo viví, ya que sin este espacio, ustedes no estarían y yo no podría vivir experiencias tan gratas que me llenan de felicidad, muchas gracias a los que comentan y leen mis entradas pues sin ustedes yo no tendría la suficiente motivación para seguir con lo que realmente me apasiona y amo, que son las letras y todo lo que engloba, con un comentario para mí es una alegría enorme de saber que mis palabras llegan a otra persona. Nunca me cansaré de agradecer. De verdad tienen un espacio en mi corazón. Muchas gracias.


Les mando un beso enorme y un abrazo.
Hasta la próxima entrada.
Adiós